Cómo tratar las pieles sensibles
7 agosto 2014 - 9:13, por , en Curiosidades, sin comentarios

Las pieles sensibles y cómo tratarlasLa principal característica de las pieles sensibles es su hiperreactividad a distintos factores. Las pieles sensibles pueden ser secas, mixtas, grasas o normales, aunque cada vez menos podemos hablar de pieles realmente normales.

Los factores que pueden producir la hiperreactividad de la piel son ciertos agentes externos que causan reacciones alérgicas, factores hereditarios que conllevan la aparición de couperosis, dermatitis o atopía, o factores idiopáticos que causan reacciones de la piel ante ciertas formulaciones cosméticas como las que contienen níquel, fragancias, conservantes, colorantes, formaldehído, lanolina, parabenes, parafinas, entre otras.

La couperosis aparece porque pequeños capilares dilatados enrojecen las mejillas del rostro. La rosácea es la inflamación de la piel; la dermatitis es una reacción crónica de la piel producida por los nervios o estímulos físicos directos; los eccemas son brotes de ronchas rojas que provocan irritación y descamación y las alergias son la respuesta de la piel ante determinados productos con las consecuentes manchas, rojeces, o ronchas.

Aunque las pieles sensibles suelen presentar rojeces, irritaciones, tiranteces, granitos, sensación de calor, escozor, urticaria, descamación, etc. no son una enfermedad propiamente dicha pero requieren de una especial atención que involucra la alimentación, una limpieza adecuada, la hidratación y ciertas medidas preventivas además de una visita al dermatólogo para que diagnostique su gravedad y recomiende el tipo de tratamiento específico que se ha de aplicar así como determinar las causas que ocasionalmente pueden ser internas y no propiamente de la piel.

En principio se deben evitar los jabones y sustituirlos por productos que no contengan jabón ni otros agentes irritantes. Lo mejor es optar por leches limpiadoras o aguas de limpieza que han de aplicarse con una toallita o con un algodón. No hay que utilizar tónicos que contengan alcohol ni ácidos químicos y usar en su lugar tónicos a base de agua de hamamelis, rosa, manzanilla o agua termal.

Es importante buscar productos cosméticos no grasos (oil-free) y emplear productos hipoalergénicos, calmantes y descongestionantes así como protectores solares siempre que nos expongamos al sol o al viento resistentes al agua.

Conviene asimismo evitar los ambientes excesivamente calurosos como pueden ser las saunas o los baños de vapor y la exposición a fuentes de luz intensa como son los ordenadores, las lámparas de lectura, etc. Hay que evitar llevar el pelo en la cara (evitar los flequillos) para que ésta pueda respirar.

En cuanto a la dieta, se recomienda consumir alimentos ricos en vitamina B y C tales como los cereales integrales, las frutas y las verduras de todo tipo, evitar los embutidos y los quesos grasos así como los fritos. La mejor opción es cocer los alimentos al vapor o a la plancha. Es necesario evitar el alcohol, el café y demás excitantes pero también la leche de vaca (puede ser sustituida por leche vegetal) o bien evitar los productos lácteos que contengan lactosa.

Sobre el autor

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar