La mujer judía y el divorcio denegado
Cuando los maridos no conceden el divorico
31 Mayo 2014 - 8:41, por , en Curiosidades, Relaciones, sin comentarios

“Una mujer cuyo esposo se niega a darle el divorcio es realmente rehén de su matrimonio.”… “Es la forma más extrema de abuso emocional, porque él la está confinando a la soledad”.

A miles de mujeres judías sus maridos se niegan a darles el divorcio para que rehagan su vida. No son viudas, ni divorciadas sino que son mujeres encadenadas (agunot) que no pueden librarse del matrimonio. Hablamos del judaísmo en su vertiente más ortodoxa, en la cual la mujer solicita el divorcio (get) a través de un documento que el marido debe firmar para dar su consentimiento, cosa que muchos no hacen. Entre las mujeres devotas esto significa que se les prohíbe salir con otros hombres o mantener cualquier clase de relación con ellos. De cada más de 100 mujeres, hay uno o dos hombres en esta situación. 

Consentimiento por ambas partes

El matrimonio en Israel requiere el consentimiento de ambas partes y lo mismo ocurre con el divorcio. En lo que se refiere a éste, la Corte judía puede fallar a favor de que el hombre dé el divorcio a su mujer, y puede presionarlo tomando ciertas medias, como quitarle su licencia de conducir, cancelar sus tarjetas de crédito o cerrándole sus cuentas bancarias. En casos externos también pueden encarcelarlo. Pero aun así, muchos hombres no dan el brazo a torcer. El problema más grave es cuando el marido reside fuera de las fronteras del país. 

Según el rabino Maimón, se está trabajando para impulsar dos nuevas leyes que ayuden a resolver estos casos:

1. Dar más poder a las Cortes judías para restringir aun más la vida de los presos, limitando las visitas y las llamadas telefónicas

2. Declarar delito a la negación obstinada de otorgar el divorcio permitiendo así la extradición de los que huyen del país.

Según las organizaciones de los derechos de la mujer (Yad La’isha y Mavoi Satum), hay miles de agunot que incluso sufren extorsiones económicas y de custodia por parte de sus maridos. Muchas con el tiempo pierden las esperanzas de poder volver a casarse…

Sobre el autor

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar