Lo que la industria alimenticia mete en tu bistec
21 diciembre 2012 - 11:11, por , en Cosmética BIO, sin comentarios

La industria de la carne se ha ganado desde hace algunos años la sospecha de los consumidores debido a las prácticas de alimentación del ganado, pero esta vez, un artículo del diario Kansas City Star, publicado después de un año de investigaciones, ha hecho saltar las alarmas acerca de los procesos a los que se somete a la carne en las grandes compañías alimenticias.

El informe comienza con el caso de Margaret Lankin, una mujer que tuvo que ser sometida a una colostomía tras haber ingerido una chuleta que resultó estar contaminada por un patógeno. La infección resultante le destrozó el colon.

En este caso, el patógeno no provenía de la alimentación del ganado, como sucedió con las vacas locas, sino con el proceso industrial al que se somete a la carne para que esté más tierna. La investigación del periodista del Kansas City Star, descubrió que estos procesos, que consisten en inyectar líquidos para conseguir que la carne tenga un mejor aspecto, pueden contaminarla con patógenos como el E.coli que destruyó el colon de Margaret Lankin.

Pero lo más preocupante es que según el estudio del KC Star, el 90% de las industrias cárnicas americanas siguen estos procesos, sin que el consumidor sea informado si la carne que compra ha sido tratada de esta forma.

Malas prácticas de la industria

Pero el asunto de la inyección de líquidos en la carne desgraciadamente no es el único aspecto preocupante de la mala praxis de las grandes empresas de alimentación, hay unos cuantos más.

En primer lugar la producción y manipulación de grandes cantidades de carne de distintas ganaderías y de orígenes diversos que hacen que las partidas de carne sean muy difíciles de controlar para las agencias de salud alimenticia.

Los grandes productores inyectan millones de euros en hormonas de crecimiento y antibióticos en el ganado para evitar infecciones y para que crezcan rápidamente y poder ponerlos en el mercado. Según los expertos, tras años de abuso de antibióticos en el ganado, los humanos hemos generado patógenos inmunes a los antibióticos, que nos hacen más sensibles a las enfermedades y, por tanto, aumentando el peligro de epidemias, si las enfermedades en humanos escapan del control que proporcionan los antibióticos.

Asimismo, estas empresas se ganan el favor de los poderes públicos mediante la esponsorización de eventos y las relaciones públicas en general, con lo cual, en cierta manera se relajan las exigencias sobre la producción y exportación de sus productos.

Aunque este es un artículo referente a empresas americanas, no debemos de tomárnoslo a la ligera ya que en el mundo globalizado en que vivimos, esta carne te puede llegar a a través del supermercado o de las cadenas de restaurantes tan comunes en España, de la misma forma que te llegan las piñas de Costa Rica, plátanos de Colombia o Kiwi de Nueva Zelanda.

Así pues, en el caso de la carne, se recomienda acudir al mercado que garantice un consumo de productos de pequeños productores, que no tienen los medios para someter a la carne a estos tratamientos, y carnes de ganado sacrificado recientemente, mejor si ha sido alimentado con productos biológicos. En España hay muchos productores que no incluyen hormonas ni antibióticos en la alimentación de su ganado. A veces conviene pagar un poco más si la salud está en juego.

Sobre el autor

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar