Mamoplastia de aumento, definición y posibles complicaciones

Mar 30, 17 Mamoplastia de aumento, definición y posibles complicaciones

Qué es la mamoplastia de aumento?

La cirugía de aumento de pecho, aumento de mamas o mamoplastia de aumento es la técnica quirúrgica que moldea el pecho de la mujer, proporcionándole mayor volumen.

El aumento de mama puede mejorar el aspecto del pecho en mujeres que presenten poco desarrollo mamario, asimetría en el volumen o forma de los pechos ya sea de nacimiento o bien como resultado de la operación de un tumor de mama. También puede ser recomendable en mujeres que hayan perdido tejido mamario como consecuencia del embarazo y/o lactancia. Por todo ello es una de las intervenciones más demandadas en la consulta de cirugía plástica estética.

Resultados satisfactorios

Para conseguir la satisfacción de la paciente tras la operación de aumento de pecho, es primordial conocer antes sus espectativas y contrastarlas con las recomendaciones médicas: es necesario valorar previamente la forma de los pechos de la paciente, la calidad de su piel , su estructura torácica y estado de salud general. La paciente debe ser plenamente consciente de los riesgos y limitaciones y el médico por su parte ajustará la técnica a sus expectativas en la medida de lo técnicamente posible y médicamente adecuado.

A grandes rasgos, el aumento del pecho se consigue mediante la utilización de implantes específicos, que habitualmente contienen gel de silicona y que se colocan bien delante del músuclo pectoral (justo por debajo de la glándula) o bien por detrás de éste. Para introducir las prótesis es necesario acceder mediante pequeñas incisiones, que se pueden practicar alrededor de la areola, por debajo de la axila o por debajo del pecho. Una vez valorado cada caso en concreto, se determinará la técnica exacta a practicar.

Anestesia

La cirugía se lleva a cabo bajo anestesia general, siendo necesario el ingreso habitualmente durante un día. El procedimiento suele durar alrededor de una hora, aplicándose unos vendajes sobre el pecho que se retirarán habitualmente a las 24 horas, siempre dependiendo de la evolución de cada caso, y que será sustituido por un sujetador deportivo ( deberán ser utilizados durante aproximadamente el mes siguiente a la operación). Las molestias pueden alargarse uno o dos días, siendo controlables mediante medicación analgésica. Progresivamente, la paciente puede abandonar el reposo e iniciar su vida normal a los pocos días. La sensibilidad de las mamas volverá a la normalidad aproximadamente entre 3 y 4 semanas después de la intervención.

Riesgos

El aumento de pecho es una intervención segura y con poco riesgo de complicaciones. No obstante, como toda cirugía no está totalmente exenta de riesgo. La complicación más frecuente, aunque poco probable es la llamada contractura o retraccción capsular: en toda intervención de aumento de pecho el cuerpo genera una capa de tejido conjuntivo alrededor de la prótesis. No obstante, en algunas ocasiones, por una causa que aún no está bien identificada, esta capa se contrae más de lo normal, endureciendo la mama. Dicha complicación puede reducirse mediante masajes, pero en algunas ocasiones límite puede ser necesaria la reintervención.

El resto de complicaciones son las propias de cualquier cirugía, como por ejemplo la aparición de hematomas, que no obstante suelen desaparecer a los días después de la intervención. También puede verse afectada la sensibilidad de los pezones, aunque en la mayoría de casos si se produce es de forma temporal. No existen evidencias de que la cirugía de aumento de pecho afecte a la posterior fertilidad, embarazo o lactancia de la mujer.

Si quieres más información, visita: https://aumentosenos.net/

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *