¿Has ganado kilos después del verano?

Sep 18, 14 ¿Has ganado kilos después del verano?

Se han terminado las  fabulosas vacaciones, esa época de descanso que nos viene genial a todos, pero que es posible que haya tenido algunas consecuencias para nuestro cuerpo: en verano, salimos más y se descontrola algo más la comida, con el consecuente aumento de peso. Por eso, nos explica expertas en nutrición que cuando se empieza el nuevo curso es el momento de los nuevos proyectos y nuevos objetivos, entre ellos, ponernos al día y recuperar la figura que hemos ido perdiendo poco a poco o eliminar el posible sobrepeso que hayamos podido coger.

El objetivo es recuperar la forma y el cuerpo. Y, de hecho, una de las épocas en la que más gente se apunta al gimnasio es en el mes de septiembre y al volver de las vacaciones, coincidiendo con el comienzo del curso escolar de los niños.

En verano, con el calor, se come menos, o al menos hay más facilidad de comer más saludablemente, pues se toman más frutas y verduras y productos con líquido. Cuando hace algo más de frío, se necesita comer algo más contundente. De hecho, nuestro organismo necesita aumentar la temperatura del mismo y esto le hace comer más cosas y, en general, alimentos de más alimentos. Es por ello que ahora es el momento ideal, cuando ya estamos en casa, y aprovechando que todavía no hace mucho frío, para ponerse a dieta de alimentos saludables.

Tips para perder de peso

  • Hacer dieta baja en calorías
  • Aumentar el gasto calórico
  • Evitar el estrés y la ansiedad

Por supuesto, podemos ayudarnos con suplementos

Cuando volvemos de vacaciones es muy habitual tener algo de depresión, ya que volvemos a la rutina que nadie quiere, por lo que es muy fácil que esto nos provoque además angustia y estrés, y tristeza. Si nos vamos a poner las pilas y ponernos en forma, es una de las mejores maneras de evitarla.

Tampoco es ponerse en un plan muy estricto. Es decir, que no debemos intentar perder todo lo que hemos ganado en una semana de vacaciones. La clave está en intentar cambiar algunas de las rutinas de las vacaciones que nos han hecho engordar. Procurar evitar las salidas con la típica cerveza a media mañana o la fantástica horchata de merienda. Tienen muchas calorías, y ahora ya no hace tanto calor.

Cuando estamos de vacaciones el desayuno suele ser rico en hidratos de carbono (lo habitual del croissant, el pan con mantequilla y mermelada…). Lo deberíamos cambiar, aumentar la cantidad de frutas, y procurar comer hidratos de carbono de absorción lenta.

Durante la comida, son muy típicas del verano o de las vacaciones en las que tenemos más tiempo las largas sobremesas con postre, como pueden ser los helados. Una de las maneras de perder peso es eliminar este postre, comer con platos pequeños, con lo que conseguiremos menos cantidad de calorías de ingesta.

Las cenas, otro punto básico. Hay que intentar disminuir las cenas con gente, tan habituales durante el verano, las comidas con amigos, familia, pero en las que controlamos bastante poco las calorías. El vino van a aportar muchas calorías, sobre todo los alcoholes de alta graduación van a transformarse directamente en grasas acumulada y es muy fácil que se depositen en las zonas más rebeldes. Conviene, además, beber más agua durante todo todos los días de la semana.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *