Saltar al contenido

Algunos mitos sobre la sexualidad masculina

Mitos sobre la sexualidad masculina

A pesar de la gran cantidad cantidad de información disponible, aun hoy circulan algunos mitos sobre la sexualidad masculina que no tienen ninguna base científica y que pueden llegar a dificultar las relaciones de pareja.

Aun así siguen existiendo tabúes en torno a la sexualidad y creencias erróneas como demuestra un estudio realizado por científicos de la Universidad Marmara de Estambul (Turquía) en el que se encestaron a 167 varones de entre 18 y 67 años acerca de 30 leyendas sobre sexualidad masculina además de otra serie de preguntas sobre su perfil social, estado civil, edad, nivel de estudios, empleo, lugar de nacimiento y primera relación sexual.

A la afirmación de que “ellos deben saber cómo satisfacer a una mujer” respondieron afirmativamente el 77% de los encuestados, seguidos de cerca por los que afirmaron que “ellos siempre están dispuestos a mantener relaciones sexuales”, con un 73%. Otros de los mitos fueron que “el coito es el principal objetivo de un encuentro sexual” (70%) y que “la erección es siempre signo de excitación sexual” (65%). Más de la mitad afirmó que “cuanto mayor es el miembro más se excitan ellas” y que “la clave de un buen coito es el tamaño del pene.” La mayoría se decantó por la idea de que “una relación sexual solo es buena si ambos componentes de la pareja llegan al orgasmo” y que “cuando los componentes de la pareja se aman saben cómo proporcionarse placer el uno al otro.” Por último, un 55% afirmó que “las mujeres son responsables de la disfunción sexual” en el hombre de modo que ni el tratamiento ni la ayuda médica pueden ser efectivos para combatirla. Menos populares fueron las afirmaciones de que “el hombre o la mujer pueden negarse a tener relaciones sexuales” y que “el sexo oral es sucio.”

Casi un 70% de los encuestados confesó que para responder se basaban en consejos y conversaciones con amigos, seguidos de un 16% que se basaba en material erótico pornográfico. Solo un 13% se apoyaba en información de revistas o de la televisión y apenas un 2% de información recibida de sus padres.

La idea de que cuanto mayor tamaño tiene el miembro viril mayor es la excitación de la mujer es errónea porque la mayor sensibilidad sexual de la mujer se produce en las zonas más externas de su sexo, el clítoris y la entrada al conducto vaginal.

Tampoco es cierto que el hombre siempre está dispuesto a tener sexo porque hay factores como el estrés o problemas sentimentales, más allá de la erección, que hacen que no deseen mantener relaciones.

Otra idea errónea es creer que el alcohol es un estimulante sexual. Es desinhibidor y facilita el acercamiento de las personas pero también es un potente vasodilatador e inhibidor del sistema nerviosos central por lo que su consumo puede impedir la erección, la coordinación y los reflejos, y dificultar la consecución del coito.

Con respecto a la masturbación siempre se ha dicho que es malsana, que provoca ceguera, disfunción eréctil, acné, sordera, locura, y así un largo etcétera, cuando desde hace años los sexólogos desmintieran estas aseveraciones. La masturbación puede ser un modo de exploración sexual y de satisfacción personal.

También es una preocupación de los hombres la vasectomía, de la que creen que inhibe el deseo sexual cuando en realidad es solo una intervención quirúrgica que impide la salida de los espermatozoides durante el acto sexual y no influye en el placer o en el deseo.

Otro tabú es la existencia del punto G en los hombres. En los últimos años se ha demostrado que hay un punto G en los hombres de sensibilidad extrema y que de ser estimulado puede desencadenar orgasmos y que es ni más ni menos que la próstata, una pequeña glándula del sistema reproductor en forma de nuez que participa en la producción de esperma.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar