Saltar al contenido
Desesperada

Así nos afectan los traumas con nuestra madre

traumas madre hija

La relación entre una madre y su hijo/a es una de las más importantes en la vida de una persona. La madre es la primera figura de cuidado y protección en la vida de un niño, y su presencia y afecto son fundamentales para su desarrollo emocional y psicológico.

Sin embargo, cuando esta relación se ve afectada por traumas, pueden surgir consecuencias negativas en la vida adulta de la persona.

Los traumas que una persona puede experimentar con su madre pueden variar en su intensidad y origen. Pueden ser desde experiencias traumáticas directas, como abuso físico o emocional, hasta situaciones más sutiles, como falta de afecto o atención.

Sea cual sea su origen, estos traumas pueden dejar una huella profunda en la persona, afectando su autoestima, su capacidad para establecer relaciones saludables y su bienestar emocional en general.

Según la psicóloga clínica Dra. Judith Herman, autora del libro «Trauma y recuperación», los traumas que se experimentan en el contexto de una relación de cuidado y protección, como la que se tiene con la madre, son particularmente difíciles de superar. Esto se debe a que estas relaciones son las primeras y más importantes que establecemos en la vida, y suelen servir como modelo para nuestras futuras relaciones. Si la relación con la madre ha sido traumática, es posible que se establezcan patrones disfuncionales en las relaciones futuras.

La Dra. Bessel van der Kolk, psiquiatra especializada en trauma, también destaca la importancia de la relación madre-hijo/a en la formación del cerebro emocional y la regulación emocional de la persona. Según ella, cuando una madre no está disponible emocionalmente para su hijo/a, este puede experimentar una sensación de abandono y una falta de seguridad en su entorno. Esto puede afectar la capacidad del niño/a para regular sus emociones, lo que puede llevar a problemas de ansiedad, depresión y otros trastornos emocionales en la vida adulta.

Contenido relacionado  Orden o desorden: ¿fomenta el desorden la creatividad?

Para entender mejor cómo los traumas con la madre pueden afectar a las personas en su vida adulta, es importante escuchar las experiencias de aquellos que han pasado por ello. A continuación, se presentan algunos testimonios de personas que han sufrido traumas en su relación con su madre:

  • Laura, 35 años: «Mi madre siempre fue muy crítica conmigo. Nunca parecía estar contenta con lo que hacía, siempre me pedía más. Cuando fui adulta, me di cuenta de que siempre estaba buscando la aprobación de los demás y que nunca me sentía segura en mis relaciones. Me llevó años darme cuenta de que mi necesidad constante de aprobación tenía que ver con la falta de afecto y reconocimiento que recibí de mi madre».
  • David, 40 años: «Mi madre era alcohólica y me dejaba solo en casa a menudo. Yo era muy pequeño y tenía miedo de quedarme solo, pero ella nunca parecía darse cuenta. Esto me hizo sentir muy inseguro y dependiente de los demás en mi vida adulta. A menudo tengo la sensación de que la gente me va a abandonar o que no podré hacer frente a las situaciones difíciles».
  • Ana, 30 años: «Mi madre siempre estaba muy ocupada con su trabajo y nunca parecía tener tiempo para mí. Cuando le pedía algo o quería pasar tiempo juntas, ella siempre tenía una excusa. Me sentía muy sola y abandonada, y esto afectó mi capacidad para establecer relaciones saludables en la vida adulta. Siempre tengo miedo de que la gente no tenga tiempo para mí o que no me quieran lo suficiente».

Estos testimonios son solo algunos ejemplos de cómo los traumas con la madre pueden afectar a las personas en su vida adulta. Sin embargo, es importante destacar que cada persona es única y puede experimentar los efectos del trauma de manera diferente.

Contenido relacionado  Aunque no lo creas, estos alimentos pueden tener lactosa

En general, los psicólogos reconocen que los traumas con la madre pueden tener un impacto significativo en la vida adulta de una persona.

En algunos casos, pueden llevar a trastornos emocionales como la depresión, la ansiedad o el trastorno de estrés postraumático. También pueden afectar la capacidad de la persona para establecer relaciones saludables y para confiar en los demás.

Sin embargo, también es importante destacar que la recuperación es posible. Con la ayuda de un terapeuta especializado en trauma, las personas pueden aprender a procesar y sanar los traumas que han experimentado en su relación con su madre.

Esto puede implicar aprender habilidades de regulación emocional, trabajar en la autoestima y aprender a establecer límites saludables en las relaciones.

En resumen, los traumas que se experimentan en la relación con nuestra madre, pueden tener un impacto significativo en la vida adulta de una persona. Sin embargo, la recuperación es posible con la ayuda de un terapeuta especializado en trauma.

Si has experimentado traumas en tu relación con tu madre, no dudes en buscar ayuda para procesar y sanar estos traumas y para construir relaciones saludables y significativas en el futuro.