Saltar al contenido
Desesperada

Belleza en la belleza: la gran vía de Madrid

gran via de madridCada ciudad importante tiene un símbolo de referencia: si no es el Coliseo en Roma, el Big Ben en Londres o París, que tiene su Torre Eiffel, los que van a Madrid debe sumergirse inevitablemente en lo que se conoce como la Gran Vía. Haz tu reserva en uno de los hoteles en Madrid con Expedia.es y recorre su avenida más emblemática.

Es una avenida con 1,3 kilómetros de longitud, que va desde la calle de Alcalá y termina en la Plaza de España. Su extensión es realmente el corazón de la ciudad: en su interior hay tiendas, barrios de buen gustoy pequeñas manchas de la vida metropolitana. En resumen, la Gran Vía de Madrid, es una síntesis especial de lo que es una típica capital europea.

Su diseño se remonta al 1800, pero la ejecución se llevó a cabo sólo en 1910,  en el contexto de la Belle Epoque  redescubriendo el gusto por lo bello, lo refinado y elegante. En un sistema en el que se acostumbraba a buscar aquellos valores, la Gran Vía se llevarí a cabo con presteza.

A comienzos de los años 20 y 30 la avenida fue tomando forma: la Gran Vía se fue extendiendo hacia el oeste, surgiéndo una inmensa variedad de tiendas y algunos edificios hermosos, uno de los cuales es el Edificio Telefónica (el primer rascacielos nacido en Europa, ahora cubierto con cuatro relojes de gran tamaño).
La avenida siguió aumentando, dando a su ciudad una obra impresionante al estilo de Nueva York conocida como Edificio Carrión.

Pero la Gran Vía no sólo está llena de impresionantes palacios, tiendas para enfriar el frenesí de cualquier metrópolis. Algunos de sus ángulos están salpicados de teatros y salas de cine, con lo que los visitantes pueden adentrarse en lo que fue el Broadway de los famosos años de Madrid en los 50.

Esta avenida de Madrid es su corazón que late. Por otro lado, a la Gran Vía hay que ir con la intención de respirar muy poco de relajación: cuando la luz del día da paso a la oscuridad de la noche, las aceras son iluminadas por carteles publicitarios de neón y el tráfico ciudadano. Aquí, el día dura 24 horas.