Saltar al contenido
Desesperada

Beneficios del aceite de almendras

Las propiedades del aceite de almendrasEl aceite de almendras tiene muchas propiedades beneficiosas tanto si se lo ingiere como si se lo emplea de modo tópico sobre la piel, el cabello y las uñas.

El aceite de almendras para uso oral debe ser apto para su consumo y no todos lo son. La variedad «dulcis» es la apropiada y es útil para combatir el estreñimiento gracias a su poder lubricante.

La mayoría de las veces se emplea el aceite de almendras de manera tópica o externa por su alto poder emoliente y calmante. En este caso debemos emplear un aceite prensado en frío que conserve todas sus propiedades.

Se lo suele usar para suavizar e hidratar la piel en caso de afecciones cutáneas inflamatorias, como piel seca, eczema o herpes. Y ya que también suaviza y nutre la piel y tiene efecto humectante se lo puede usar para las quemaduras o heridas leves. 

Si el aceite ha sido refinado, lo podemos emplear con fines cosméticos. Usualmente viene mezclado con otros ingredientes o aceites, incluso aceites esenciales con propiedades aromáticas que poseen variados usos terapéuticos como son la aparición de arrugas y estrías. Puede usárselo con la piel húmeda después de la ducha o sobre la piel seca. También es posible emplearlo para tratar el cabello estropeado, seco o quebradizo. Actúa como nutriente confiriéndole al cabello suavidad y brillo.

También se puede usar para fortalecer las uñas. En este caso se puede preparar una crema a base de 1/4 de taza de aceite de almendras, 2 cucharaditas de aceite de damascos, 5 gotas de aceite de geranio y 2 gotas de aceite de rosas.

El aceite de almendras también se utiliza para dar masajes relajantes o de aromaterapia sin que impregne la piel. Es de fácil aplicación y absorción.

Deben evitar usar este aceite las personas alérgicas a los frutos secos y en ningún caso ingerir aceite de almendras amargas ya que es altamente tóxico. Las almendras amargas contienen ácido cianhídrico el cual puede causar trastornos digestivos y respiratorios en adultos y ser mortal en el caso de los bebés.

Siempre hay que conservar el aceite de almendras, ya sea de almendras dulces o amargas, en un lugar seco, oscuro y fresco.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar