Saltar al contenido

Cómo combatir la dermatitis seborreica

combatir la seborrea

La seborrea o dermatitis seborreica es una enfermedad cutánea que afecta a zonas grasosas como el cuero cabelludo, la cara, el torso o los oídos.

Es además una dolencia inflamatoria que hace que se formen escamas de blancas a amarillentas.

No se conocen las causas exactas por las que se produce aunque hay profesionales que la achacan a una combinación de niveles hormonales, al debilitamiento del sistema inmune o a problemas del sistema nervioso. Otra causa puede ser el hongo levaduriforme llamado Malassezia y se cree que puede ser una afección hereditaria.

Los factores de riesgo más comunes son el estrés, el cansancio, la exposición a climas extremos, piel grasa o acneica, lavado infrecuente del cabello o pobre limpieza de cutis, uso de lociones que contienen alcohol, obesidad, afecciones neurológicas y VIH.

Los síntomas más frecuentes son: las lesiones cutáneas, parches sobre áreas grandes, caída del cabello, prurito y enrojecimiento leve de la piel.

La escamación y resequedad de la piel pueden ser tratados con champúes de libre venta en farmacias o bajo receta. Estos champúes contienen ingredientes tales como ácido salicílico, alquitrán de hulla, zinc, resorcina, ketoconazol o sulfuro de selenio. Para los casos más graves se recomiendan champúes que contengan una dosis más elevada desulfuro de selenio, ketoconazol o corticosteroides o alguna crema que contenga un inmunomodulador. También se cree que la seborrea mejora durante los meses soleados. Otro método para tratar la dermatitis seborreica consiste en lavar el área afectada con abundante agua fría y un jabón antibacterial durante 5 minutos al día lo que elimina las marcas rojas de la piel, la grasa y la caspa. No hay que dejar pasar más de dos días sin aplicar el tratamiento.

Las secuelas de padecer dermatitis seborreica pueden ser la autoestima baja, la vergüenza, e infecciones bacterianas o micóticas secundarias.

La seborrea es una afección crónica que solo puede modularse mediante el tratamiento.

Conviene consultar con el médico en caso de que los cuidados personales o los medicamentos de venta libre no tengan efecto. Consulte también en caso de que los parches drenen líquido o pus, formen costras o se tornen muy rojos y dolorosos.   

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar