Saltar al contenido
Desesperada

¿Cómo combatir la indecisión?

Cómo ser más resolutivos

Hay personas que viven un auténtico calvario a causa de sus dudas constantes y su indecisión permanente. Ya sea para emprender una acción como para comprar cualquier cosa, independientemente de las consecuencias o de la gravedad e importancia del tema. Hay quienes pueden pasarse horas en una tienda sin poder decidirse por ninguna prenda o producto y ni siquiera el consejo de una dependienta o de una amiga puede hacer que se decidan.
Algunas veces saldrán de la tienda con algo que no les gusta o incluso sin nada. Para este tipo de personas emprender un negocio o lanzarse a la aventura resulta casi imposible.

Para dejar atrás esta vida ajetreada y comenzar a tomar determinaciones sin tantas y tantas vueltas, hay que tener en cuenta algunos conceptos.

1. Ninguna decisión debe ser tan rígida como para que no podamos desandar lo andado con el fin de adaptarnos a los cambios o a las nuevas circunstancias. Cualquiera de nuestras acciones puede tener que enfrentarse a un escenario nuevo y exigir de nosotros por tanto una actitud nueva.

2. A veces racionalizamos nuestras actitudes sin confiar en nuestros instintos. Dependiendo de la situación puede ser beneficioso dejarse llevar por el primer impulso sin intelectualizar más de la cuenta.

3. Puede suceder que tomemos muy en cuenta la opinión de los demás. Ocurre que muy a menudo debemos desoír lo que los demás consideran apropiado o inapropiado y seguir lo que nos dicta nuestra conciencia (o nuestros gustos) aunque no respondamos a las expectativas de los demás. No podemos (ni debemos), contentar a todos.

4. Si tenemos una escala de valores será mucho más fácil huir de la indefinición. Es cuestión de plantearnos cuáles son a ciencia cierta nuestras prioridades y actuar en consecuencia.

5. Piensa más en los beneficios que en las dificultades. Centrarnos en las dificultades nos impide avanzar y hace que perdamos valiosas oportunidades.

6. Aprende a calibrar la importancia relativa de las situaciones y el alcance de tus decisiones. Puede que debas tomarte ciertas cosas en serio porque es tu responabilidad, pero en algunos casos tomarse la vida con algo de sentido del humor nos ayuda a ser más resolutivos.

7. La incapacidad para tomar una decisión puede que tenga que ver con un ideal del yo exacerbado. Rebaja las expectativas respecto de ti misma.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar