Saltar al contenido
Desesperada

¿Cómo detectar a un afectado por el síndrome de Hybris?

Síndrome de Hybris o borrachera de poder

El síndrome de Hybris ya fue rápidamente detectado por los antiguos griegos para identificar a los héroes que, borrachos de éxito y haciendo acúmulo de poder, comenzaban a comportarse como auténticos tiranos cuando no como dioses.

El síndrome es propio de los abusadores que llegan a cometer vejaciones y acciones crueles hacia los que, según su parecer, están «por debajo de ellos.» Héroes militares, políticos, directivos de empresas… todos ellos pueden padecer lo que actualmente se denomina síndrome o mal de Hubris, un trastorno paranoide, y descrito hace años por David Owen, que fuera ministro de exteriores británico y también neurólogo. Owen describió a estos individuos en su obra «En la enfermedad y en el poder» en la que señala a aquellos que padecen esta patología «que se inicia desde una megalomanía instaurada y termina en una paranoia acentuada

Síntomas del síndrome de Hybris

Entre los síntomas que afectan a estos individuos encontramos que suelen darle a todo un sesgo altamente egocéntrico cuando por ejemplo, tratan sobre cualquier tema por más intrascendente que sea; denotan una confianza desmedida en sí mismos; son impulsivos e imprudentes; se sienten superiores a los demás; le otorgan una desmedida importancia a su imagen; ostentan sus lujos; son excéntricos; se preocupan porque sus rivales sean vencidos a costa de cualquier cosa; no escuchan a los demás; son monotemáticos (todo ronda en tono suyo); se sienten iluminados y aunque fallan, no lo reconocen.
La pérdida de poder o de popularidad los sume en la desolación, «la rabia y el rencor» y entonces, solo entonces recurren a algún tipo de ayuda psiquiátrica o psicológica. Pero solo tras «dejar muchos cadáveres por el camino.»

Etapas

La primera etapa se da cuando el sujeto asume un poder y comienza a verse rodeado de aduladores. Si al principio dudaba de su capacidad para ejercer el mando, las dudas pronto se disipan y atribuye todos los éxitos a sí mismo. De aquí pasa a la fase en la que cree que nada de lo que dice, hace y piensa puede ponerse en entredicho. Se siente infalible e insustituible. Y todo aquél que se le oponga será relegado al ostracismo. Estos sujetos confunden realidad con fantasía como cosa normal. Su mundo se divide entre ganadores y perdedores por lo que se asumen como ganadores a la vez que temen enormemente perder su status y se afanan a toda costa por mantenerlo ya sea mediante el fraude o la tergiversación de los hechos sin dudar ni por un momento en adoptar actitudes amenazantes y causar a los demás que están por debajo de él, daños irreparables.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios (5)

El mal de Hybris se considera una enfermedad mental, se observa con mayor frecuencia en las personas en función de gobierno, sobretodo en mandatarios de Estados absolutistas, sin una fuerza opositora que pueda limitar sus megalomanias. De manera progresiva se apoderan ideas de omnipotencia, se aferran a la supuesta autoconfianza extrema, ideas mesianicas falsas, no admiten críticas conconstructivas. En grado avanzado, considera que los críticos y opositores deben ser eliminados, usa el poder desmedido para lograr este propósito.

Responder

Muy interesante. La ex presidente Cristina Kirchner seguramente lo padece

Responder

Y por eso derogó la posibilidad de que los periodistas puedan ir presos, digan lo que digan e injurien como injurien?
Es importante no diagnosticar desde la simpatía o antipatía que un personaje público pueda generar. Lo único que cuentan son los actos, las obras… El autoritarismo, la persecusión de quien piensa distinto, la violencia lisa y llana, pueden ir acompañadas de globos y sonrisas beatíficas.

Responder

Los argumentos se modifican socialmente hablando porque las necesidades sociales se modifican .la tecnologia es una causa y la pobreza eduativa es otra. El gorbertante debe hacer consulta popular por medios muy representativos por medios como muestras representativas o focus. Debe acudir a profesionales que se han preparado para la interpretacion y descripcion de los hechos sociales. El gobernante debe cuidar su salud mental delegando a quien sea especialista en cada sector. No caer en la vanidad de que todo lo puede. De lo contrario no habria cada vez mas gente subsidiada y en la creencia de que solo pueder ser ayudada con dinero sin hacer ninguna contribucion a la patria.

Responder

Interesantes reflexiones. Son apuntes y pibceladas, pero aclaran dudas y preguntas que nos hacemos de vez en cuando.

Responder

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar