Saltar al contenido

Cómo elegir un lápiz labial

El lápiz labial es un elemento imprescindible para el maquillaje como parte del conjunto de tu look.

Hay una gran variedad de lápices labiales con colores, texturas y acabados diferentes que se ajustarán a tu tipo de labios, a la hora del día y a tu edad.

Para las que tienen labios finos conviene evitar los labiales mate a menos que luego extiendas un brillo por encima. Para labios carnosos, son ideales los labiales mate. Por lo general los tonos claros se usan durante el día y los oscuros para la noche. Para un efecto duradero conviene decantarse por los lápices de labios mate y cremosos mientras que los brillantes añaden glamour y sensualidad. Los tonos oscuros avejentan y los claros rejuvenecen.

Existen barras de labios puros con baja pigmentación que agregan solo un matiz al tono de tus labios. Se las puede usar a modo de bálsamo para la boca por sus propiedades hidratantes. Son ideales para aquellas mujeres que prefieren una cobertura poco densa para sus labios.

Los labiales satinados no son muy distintos de los labiales puros ya que son, igualmente, de baja pigmentación y son hidratantes. La diferencia estriba en el acabado y en las tonalidades.

Los labiales cremosos dan una mayor cobertura y suelen ser más brillantes. Se los sueles usar con delineador y se los aplica con un pincel para labios para que el color no se expanda fuera de los labios y para controlar la intensidad del color.

El lápiz labial mate hace que la boca se vea algo más pequeña y tiende a secar los labios por lo que antes de aplicarlo conviene hidratarlos previamente con un bálsamo labial hidratante.

Por el contrario, los lápices de labios brillantes dan un toque de destello a tu boca y hacen que sea vea untuosa y carnosa. Conviene exfoliar los labios antes de pintarlos porque cualquier grieta o piel suelta se nota mucho más.

Los labiales nacarados son difíciles de usar. Estuvieron de moda en la década de los ’80. Son difíciles de combinar sobre todo los tonos rosados o muy claros.

Los lip gloss sirven para destacar los labios. Dan solo un matiz y brillo a la boca. Suelen ser transparentes o con detalles de glitter.

Los lápices de labios especiales son aquellos que hacen que tus labios se vean más grandes. Contienen sustancias que inflaman los labios. También son especiales los labiales humectantes que contienen ceras vegetales o sábila. Como son muy cremosos duran poco.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar