Saltar al contenido

Cómo nos venden cosas a las mujeres

Estrategias de marketing dirigidas a las mujeres

Dicen que para vendernos cosas a las mujeres se requiere genio y sensibilidad. Que no basta con entendernos sino que también hay que amarnos. Pero ¿es tan así?

Según ciertos estudios de mercado, en el momento decisivo cuenta más la opinión de las mujeres que la de los hombres, sobre todo cuando no vamos acompañadas por un hombre.

El porcentaje de mujeres económicamente solventes ha crecido significativamente. Ya no dependemos de nuestros maridos. De hecho, más del 60% de las mujeres trabajamos y tenemos niños y cumplimos con ambas funciones con éxito lo que hace que nuestra participación en las decisiones relativas al hogar tengan cada vez mayor relevancia.

Los estudios de marketing ponen el foco en algunas de nuestras debilidades.

A diferencia de los hombres, que suelen ser más prácticos, las mujeres nos centramos en los detalles estéticos pero eso no es un impedimento para que nos atraiga todo lo relacionado con el bienestar, el descanso y la salud, de ahí que abunden los spas, los gimnasios, los centros de yoga y pilates y los de dietética y nutrición, los alimentos y las bebidas saludables, los suplementos vitamínicos, etc.

Asimismo tenemos una marcada tendencia a preocuparnos por todo lo que se refiere a la familia y al cuidado del hogar como son los centros de entretenimiento familiar, guarderías, centros de apoyo escolar, asesores y orientadores familiares… pero también por todo aquello que nos ayude a organizar nuestro tiempo que suele ser escaso: periódicos, revistas, programas de TV o cualquier otro medio que nos den tips y consejos para simplificar nuestra vida cotidiana.

Y finalmente, como no podía ser de otro modo, nos interesamos por nuestra belleza y por nuestro look. Desde el calzado hasta los productos de cosmética, son los que tienen mayor demanda entre las féminas. El negocio de la moda y de la cosmética tienen un potencial ilimitado: vestir bien y el cuidado de nuestra piel, del cabello, la perfumería, el maquillaje, no tienen precio para nosotras.

Pero aun así es imprescindible dirigirse a nosotras usando la cabeza. Se requieren estrategias de mercado planificadas con inteligencia. De ahí que ahora no falten maquinillas de afeitar en color rosa, cuentas y tarjetas de crédito exclusivas para la mujer, y hasta electrodomésticos y coches diseñados según nuestras preferencias.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar