Saltar al contenido
Desesperada

Loca moda en Japón

En Japón cada cual se viste a su manera y nadie va a criticarte por muy extravagante y loca que parezcas. Especialmente en Tokyo y Osaka se ven tendencias que mezclan lo actual con lo tradicional y hay quienes compran ropa, la cortan, la mezclan y crean a mano algo completamente nuevo. Suelen usar colores brillantes, modelos excéntricos, joyas pesadas, y mucho maquillaje.

Algunas se visten siguiendo la moda occidental, punk, raperos, casual, de etiqueta, pero hay estilos propiamente japoneses.

Las gal son una subcultura de chicas adolescentes y mujeres jóvenes que cuidan al detalle su vestido y su maquillaje así como sus complementos. Paraguas, bolsos, sombreros…

Las gangueo o rostro negro llevan el pelo de color naranja, rubio o platinado y la piel muy bronceada. Usan tinta negra para delinear sus ojos y una base blanca para maquillar boca y ojos. Llevan pestañas postizas, gemas faciales plásticas y polvos de perlas. Usan zapatos con plataforma y vestidos de colores brillantes. También usan pareos con teñido anudado, minifaldas, y muchos brazaletes, anillos y collares.

Las wamono mezclan el clásico kimono rosa o rojo combinándolo con zapatos de plataforma o zapatos de madera tradicionales y llevan el pelo de color rojo muchas veces con rastas.

Las cosplay se dedican a imitar personajes de anime y manga o personajes históricos o músicos famosos.

El estilo lolita es el que más ha trascendido y es una mezcla de la época victoriana con el rococó, el barroco o la moda edwardiana. Es propio de mujeres de entre 15 y 35 años aunque algunas más maduras también optan por este estilo en sus versiones más elegantes, casual, aristocrático o clásico.

Un subestilo de lolita es el gothic lolita que combina el blanco y el negro con accesorios tales como lazos o encajes ajustados. La falda va a la altura de la rodilla y le añaden a menudo un miriñaque o una enagua para darle volumen. Llevan camisas ajustadas estilo victoriano, sombreros de copa, sombrillas y lazos en la cabeza. El pelo suele ser rizado y a veces usan pelucas para parecer muñecas de porcelana. En ocasiones llevan bolsos con forma de murciélago, ataúdes o crucifijos y ositos de peluche en versión gótica.

Las morí girls parecen salidas de un cuento de hadas. Llevan vestidos ligeros y vaporosos, y accesorios vintage.

Finalmente las kawaii se decantan como sea por parecer niñas.

Imaginación no les falta.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar