Saltar al contenido
Desesperada

Hallan restos de medicinas en peces de los ríos españoles

27 noviembre, 2012

La importancia que tiene el deshacerse de los medicamentos de la forma correcta, es decir llevándolos a la farmacia para su reciclaje, es algo que el ciudadano no tiene aún asumido y, por lo que parece seguimos tirando las medicinas caducadas por el inodoro, como demuestran los análisis que han descubierto restos del anti-inflamatorio Voltarén en peces de varios ríos españoles.

Un grupo de científicos que estudiaba la calidad del agua delas principales cuencas fluviales españolas se ha sorprendido al descubrir restos de fármacos analizando peces provenientes de los ríos Ebro, Llobregat, Júcar y Guadalquivir, especialmente de «diclofenaco» un anti-inflamatiorio que se comercializa con el nombre de Voltarén.

El estudio, que es el primero de estas características que se lleva a cabo en Europa por tratarse de un trabajo de campo, en lugar de análisis en laboratorio como se he hecho hasta ahora, ha arrojado datos bastante preocupantes, ya que, además del citado Voltarén, ha encontrado restos de otros medicamentos; anti-inflamatorios, antidepresivos, y betabloqueantes, entre otros, junto con algunos de sus metabolitos en peces como el barbo, el siluro y la carpa de los ríos Ebro, Llobregat, Júcar y Guadalquivir, en una frecuencia de entre el 5 y el 20% de las muestras.

Amenaza para la biodiversidad de los ríos

De todas las sustancias encontradas en los peces, el caso del antiinflamatorio “diclofenaco” o lo que es lo mismo, el Voltarén, un producto de venta en las farmacias sin receta médica, es el que arroja conclusiones más preocupantes por el grado de contaminación que presenta en los ríos. Según el estudio, este fármaco se encontraba presente en absolutamente todas las cuencas analizadas además de afectar a peces de diversas especies pero con especial intensidad a barbos carpas y anguilas.

Contenido relacionado  Nombres exclusivos y sofisticados: ¡descubre los más pijos!

En vista de estos resultados, la coordinadora del proyecto, Belinda Huerta ha afirmado que la Unión Europea está analizando la posibilidad de incluir este producto en una lista de agentes contaminantes a tener en cuenta a la hora de controlar la calidad de las aguas.

Las cantidades e fármacos encontradas , aunque según huerta no son necesariamente perjudiciales para el ser humano, por no presentarse en cantidades que pudieran presentar un riesgo para la salud, si constituyen un serio riesgo para el ecosistema ya que afecta gravemente al metabolismo de estos peces lo que podría tener consecuencias sobre su sistema reproductivo llegando a alterar el equilibrio biológico y la biodiversidad de estos ríos.

Otra conclusión que se extrae del estudio es la del cuestionamiento de la eficiencia de las depuradoras de aguas, que, evidentemente no son capaces de eliminar la presencia de medicamentos como el «diclofenaco» o la «carbamazepina» que se han encontrado, tanto en suspensión en el agua como en los tejidos de los peces analizados.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar