Saltar al contenido

La fascinación por los zapatos

La obsesión por los zapatos

Los zapatos no son meros objetos, son un símbolo. Se puede prescindir de maquillaje, de ropas a la moda, pero no podemos prescindir de un buen par de zapatos.

¿Cuántos zapatos acumulamos las mujeres en nuestro armario? Una media de cinco, menos sería impresentable. «Atractivos y adictivos, los zapatos son la debilidad de todo fashion victim que se respete. Carrie Bradshaw, la legendaria protagonista de la serie televisiva estadounidense Sexo en Nueva York, es un perfecto ejemplo de voracidad y buen gusto en tema de zapatos y está dispuesta a gastar hasta 400 dólares en un par de Jimmy Choo o de Manolo Blahnik.»

«Si vas bien calzada y bien peinada, lo del medio no es importante.»

En los cuentos populares, en los cuentos de hadas, en las leyendas siempre se le han atribuido poderes mágicos a los zapatos. Desde Los zapatos rojos de Andersen, pasando por La Cenicienta, hasta El Gato con Botas…

Los zapatos tienen que ver con la forma en que andas, te contorneas, el modo en que los combinas con el resto del vestuario. Te distinguen, te dan personalidad.

Los hay estrafalarios, clásicos, deportivos, de andar por casa, elegantes, hechos a mano o a medida, de tacón alto o bajo, botas, botines… Los escaparates de las zapaterías inspiran. Una puede quedarse horas delante de una zapatería y probarse cientos de modelos. Un hombre quizás no entendería la fascinación de las mujeres por los zapatos, pero para nosotras es una cuestión esencial. Una obsesión, diría yo.

No podemos olvidar tampoco la colección de 1.000 pares de zapatos de Imelda Marcos… o los 57.000 dólares con que se subastaron los zapatos de María Antonieta .

En la antigüedad para hacer deporte, se envolvían los pies con lienzos o en su defecto solo usaban los toscos zapatos de diario y en algunas zonas con los pies descalzos se estaba mejor en tanto hoy días, semanas o incluso meses antes las marcas anuncian sus próximas entregas de producto en prensa especializada. Hay que darle un valor añadido y conseguir que una simple zapatilla se convierta en un objeto de deseo.

El zapato tiene un significado y marca la distinción entre las clases sociales, especialmente en ciertas culturas, como la china.

«Con tacones, bailarinas, de piel y de charol, chanclas de colores llamativos para ir a la playa y un impecable par de zapatos negros para acudir a una cena de gala. Complemento de los complementos, los zapatos tienen que abrigar el pie, pero sobre todo decorarlo, embellecerlo, seducir a los demás o declararles la guerra si hace falta.»

Fuentes

http://soupcouture.blogspot.com.es/search/label/Zapatos

http://www.trenditty.com/19033-se-subastan-unos-zapatos-originales-de-maria-antonieta

http://es.wikipedia.org/wiki/Imelda_Marcos

http://www.cafebabel.es/article/39425/por-que-mujeres-gustan-tanto-zapatos.html

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar