Saltar al contenido
Desesperada

La toxina botulínica, un veneno que cura

Origen y tratamiento con la toxina botulínica

A mediados de los ’60, el oftalmólogo americano Alan Scott fue a quien se le ocurrió usar la toxina botulínica en dosis muy bajas como relajante para ciertos músculos relacionados con el estrabismo. Algo más tarde se probó en ciertas alteraciones neurológicas que implicaban la contracción de un grupo de músculos. En 1989 la agencia estadounidense para los alimentos y los fármacos (FDA) dio el visto bueno a su uso en el cierre involuntario de los párpados (blefarospasmo) y el estrabismo cosa que también fue aprobada en Reino Unido en esas fechas. Hoy se calcula que la toxina botulínica se usa en 60 países y unas 100.000 personas han sido tratadas con ella.

Pero la toxina botulínica es el peor de los venenos que se conocen: «La produce Clostridium botulinum, una bacteria anaeróbica que se puede encontrar en cualquier lugar del planeta, tanto en la tierra como en el agua. Sus esporas, que son inofensivas, pueden permanecer dormidas durante años y, en determinadas situaciones -como es: ausencia de oxígeno, niveles de acidez bajos y una temperatura de entre 4,5ºC y 49ºC-, germinan y producen la toxina fatal. Estas condiciones las encuentran en la comida mal envasada, tanto en la casera como en la industrial.» El envenenamiento por la toxina botulínica es el botulismo y aun afecta a docenas de personas cada año, sobre todo a niños.

Existen 7 tipos de toxinas botulínicas, de la A a la G. La que se comercializa es la proteína purificada para lo cual se coloca a la toxina C botulinum en un medio nutritivo en el que se multiplica hasta que el alimento se agota y las bacterias mueren. Luego se aísla y se deseca el veneno y se almacena el polvo resultante. Antes de inyectarla el polvo se diluye en una solución salina tras verificar su eficacia y su seguridad repetidas veces.

Las inyecciones de esta toxina han demostrado su eficacia en el tratamiento de las arrugas, en el sudor excesivo, la tortícolis, la fisura anal o la migraña.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar