Saltar al contenido
Desesperada

Las mujeres, cada vez más aventureras en sus despedidas de soltera

Las mujeres se han incorporado hace relativamente pocos años al negocio de las despedidas de soltera. Mientras que nuestros padres y abuelos ya solían realizar fiestas en vísperas de su boda, ellas se limitaban a modositas meriendas con las amigas en las que estaban presentes madres y suegras para asegurarse de que nada se salía de los cánones establecidos.

 

¡Quién iba a decirnos que pocos años después serían precisamente madres y suegras las que nos proporcionarían los momentos más alocados y divertidos en los famosos locales de boys que hicieron furor a finales de lo años noventa! Quizás fuera porque esas mujeres eran precisamente las jovencitas a las que tanto reprimieron veinte o treinta años antes.

Las chicas son guerreras

Las empresas de paintball saben que cada vez son más mujeres las que se arman y disparan en sus despedidas de soltera. El único pero es que no quieren moretones que se puedan lucir con los vestidos de fiesta, así que suelen anticipar un poco la batalla por si se produjera algún incidente. Por lo demás, pueden ser incluso más sibilinas y planear ataques más cuidadosos que sus compañeros masculinos, que a menudo se centran más en disparar.

Conducir un kart también es una de las actividades que más pasiones despiertan ¿Quién dijo que las mujeres son malas al volante? Esta vieja teoría machista queda totalmente desprestigiada al ver como pilotan la mayoría de las chicas, que disfrutan tanto o más que ellos en sus recorridos por las pistas.

Atrévete con todo

Para las más valientes, la última moda son las Despedidas en Flyboard. ¿Qué no te suena lo que es? Se trata de colocarse unas botas especiales unidas a una tabla y volar sobre el agua propulsándose con los chorros que salen de dicha tabla.

Puede parecer muy complicado al verlo, pero dicen los que lo han probado que nada más lejos de la realidad y que todo el mundo consigue volar con estas tablas incluso la primera vez que las prueba. Eso si, hay que dejarse llevar y no tener miedo de caerse y darse un buen remojón, ya que eso también está asegurado.

Por cierto, se trata de un invento muy reciente, ya que se ideó en el 2011 y no llegó a España hasta un año más tarde, así que si se busca sorprender, sin duda es una de las mejores alternativas.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar