Saltar al contenido
Desesperada

Lo que la mirada esconde

Lo que la mirada escondeMuchas veces no nos paramos a pensar en aquellas cosas de las personas que nos atraen y nos seducen o que, por el contrario, nos repelan y nos incomodan. A pesar de que se trata de una percepción inconsciente, cuando interaccionamos con otra persona nuestro cerebro recibe un montón de información a través de su imagen y su forma de actuar. Esta información que marca la forma en que nos sentimos y tiene una gran fuerza sea de atracción o de repulsión.

Una de las claves, por no decir la clave de la comunicación entre dos personas es la mirada. Se dice que “la mirada es el reflejo del alma” y esta frase lleva tras ella un montón de connotaciones. Y es que la mirada dice muchas cosas sobre la persona. Solo con ver los ojos de alguien podemos intuir su estado anímico y descubrir algunas de las cosas que está pensando.

Los ojos son pequeñas ventanas abiertas al interior de la persona que no solo reciben emociones sino que también las transmiten con la misma intensidad. Difícilmente llegarás a conocer una persona si no la miras a los ojos, ya que ésta es la única forma de crear empatía y también de saber si aquello que está diciendo es verdad o mentira. Hay muchas formas de intentar engañar o de esconder aquello que realmente sentimos, pero nuestros ojos, sea por bien o por mal, nos acaban delatando.

Existen todo tipo de miradas. Miradas sensuales, inocentes, provocativa, tristes, enfadadas… Algunas nos transmiten una felicidad inmensa y otras nos hacer sentir insignificantes. Y es que la mirada es el recurso no verbal más expresivo y sincero que poseemos como humanos.

Se han incluso realizado algunos estudios que han demostrado este poder de los ojos. Las universidades escocesas de Stirling y Aberdeen hicieron una investigación que concluyó que hay más posibilidades de resultarle atractivo a alguien si sonreímos y le miramos a los ojos. Ya que automáticamente se activa la zona del cerebro asociada al deseo y esto nos crea un vínculo afectivo con la otra persona.

Así pues, nuestra mirada es algo que nos afecta directamente en las relaciones con los demás, por lo que no es de extrañar que cada vez sean más las personas que decidan someterse a operaciones estéticas relacionadas con los ojos, como es la blefaroplastia.

Al final y al cabo, lo que buscamos las personas es gustar a los demás y con una mirada más bella y un interior atractivo es mucho más fácil conseguirlo.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar