Saltar al contenido
Desesperada

Los aceites vegetales, una alternativa natural a los cosméticos

ACEITES-ESENCIALESSi buscas una alternativa natural a los cosméticos, lo tuyo son los aceites vegetales. Los hay para cada tipo de piel, incluso las más delicadas, y son más económicos que los tradicionales productos cosméticos.

Lo que es importante es que sean puros, extraídos de la planta y que los conserves en frascos oscuros lejos de fuentes de frío o de calor. Es aconsejable que no hayan sido expuestos al calor durante su elaboración ya que el calor alteraría sus propiedades nutricionales y terapéuticas. Los mejores son los de producción ecológica, sin pesticidas ni fertilizantes tóxicos.

El aceite puro de almendras dulces es ideal para la aromaterapia y el quiromasaje. Es de textura suave y ligera y es apto para cualquier tipo de piel incluso las más delicadas tanto es así que se lo aconseja para casos de dermatitis, grietas o quemaduras.

El aceite puro de coco es tonificante y es recomendable para tratar los cabellos y la piel protegiéndolos y suavizándolos. también es adecuado para masajes. No es recomendable para pieles grasas. Lo mismo que el aceite de almendras dulces puede ingerirse.

El aceite puro de argón es uno de los más cotizados porque es excelente para pieles maduras. Combate los radicales libres. Su poder antioxidante se debe a su contendió en vitamina E (contiene 50 veces más de vitamina E que el aceite de oliva). También puede ser ingerido pero lo más corriente es que se aplique de forma tópica.

El aceite puro de rosa de mosqueta contiene ácidos grasos esenciales poliinsaturados muy nutritivos y excelente para la regeneración de los tejidos. Previene la aparición de arrugas y estrías y ayuda a sanar cicatrices como las producidas por el acné.

El aceite puro de germen de trigo, como el aceite de argón, es indicado para pieles maduras con efecto antioxidante y nutritivo, ideal para pieles apagadas o desnutridas. Se lo puede ingerir por ejemplo en caso de diabetes, trastornos metabólicos o del sistema nervioso.

El aceite puro de hipérico combate la tristeza y cura heridas. La hipericina, uno de sus compuestos, provoca el aumento de dopamina y de serotonina, lo que mejora el estado de ánimo y disminuye la cantidad de adrelania, por lo que resulta un buen relajante. Se puede aplicar con masajes o ingiriéndolo disuelto en una cucharadita de zumo de naranja o infusión de 2 a 3 veces al día.

El aceite puro de caléndula es uno de los más utilizados en puericultura, pieles delicadas o con problemas (eccemas, dermatitis, psoriasis, quemadiras, irritaciones alérgicas, picaduras, várices y venitas rotas, manchas en la piel producidas por la exposición al sol o por la edad). Una vez aplicada conviene no exponerse al sol. Puede ser ingerido en cantidades pequeñas disuelto en zumo natural o infusión para tratar problemas de fertilidad provocados por quistes ováricos.

El aceite puro de joroba es ideal para pieles con brillos o acné. Sus componentes mantiene las células unidas dándole a la piel elasticidad y sirven de barrera contra la deshidratación. También contiene vitamina E que ayuda a prevenir el envejecimiento de la piel.

La manteca de karité por su parte se funde con el calor corporal. Es nutritiva y suavizan y es útil para tratar la sequedad, las grietas, quemaduras o eccemas. También se puede usar como mascarilla para el pelo.

El aceite puro de onagra se suele consumir en forma de perlas. Contiene ácido gamma-linoleico lo que eleva el nivel de prostaglandina. Es adecuado para combatir el síndrome premenstrual, para la infertilidad y quistes ováricos, la endormetriosis y los síntomas de la menopausia. Elimina las rojeces de la piel y el acné.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar