Saltar al contenido
Desesperada

Los pesticidas, una parte de nuestra alimentación

tomates, pesticidas, cultivo ecolgicoUno de los mayores problemas de nuestra alimentación, en la era de la industria alimentaria, es el uso masivo de pesticidas en la producción agrícola, venenos que se usan para prevenir a los vegetales y las hortalizas contra las plagas de insectos pero que permanecen en los alimentos incluso una vez de haberlos lavado y entran a formar parte de la cadena alimentaria para quedarse como residuos dentro de nuestro cuerpo durante años.

Durante muchos años se ha tenido la creencia que los pesticidas eran unas cantidades ínfimas de veneno necesarias para evitar las plagas y garantizar de esta forma la alimentación, y que no suponían riesgo alguno para los seres humanos, sin embargo, una gran cantidad de estudios vienen a demostrar la falsedad de esta creencia, poniendo de manifiesto la exposición de los seres humanos a pesticidas altamente dañinos, a pesar de la oposición de las grandes multinacionales de la alimentación, como Monsanto, que han creado fuertes grupos de presión para defender las prácticas agresivas de la agricultura intensiva, silenciando cualquier tipo de crítica científica.

Los estudios han demostrado que, hoy por hoy los pesticidas forman parte de nuestra ingesta de alimentos, de forma que se calcula que, por ejemplo, un niño medio americano recibe unas 5 dosis de pesticidas diarias a través de su consumo de agua y alimentos.

Lechuga, Pepino y Tomate, los más contaminados

En Europa, un estudio reciente de la agencia no gubernamental PAN Europe (Red de Acción contra los Pesticidas), ha demostrado que las alimentos bio, cultivo ecológico, pesticidaslechugas, los tomates y los pepinos son los alimentos más contaminados del mercado europeo.

El estudio de PAN Europa, ha encontrado 30 tipos distintos de elementos químicos tóxicos para el ser humano, asociados con el uso de pesticidas, que causan alteraciones en el sistema endocrino, relacionadas con problemas como obesidad, diabetes o algunos tipos de cáncer y que, en los niños de 8 a 15 años pueden afectar seriamente a su desarrollo, causándoles problemas como déficit de concentración o hiperactividad.

En conclusión, la PAN desaconseja el consumo de lechugas, tomates y pepinos, así como manzanas puerros y pimientos de cultivo extensivo, sobre todo en la alimentación de los niños y tratar de sustituirlos en lo posible por productos de cultivo ecológico, que, además de ayudarnos a reducir nuestra exposición a productos químicos tóxicos, utilizan unas prácticas agrícolas sostenibles y respetuosas con el medio natural.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar