Saltar al contenido
Desesperada

Manteca en tu piel

Dales exóticas para tu mesa

El uso de mantecas vegetales para combatir la sequedad de la pielNo es una manera de hablar. Es una práctica usual entre algunas mujeres recurrir a la manteca vegetal para hidratar su cuerpo e incluso el rostro aunque esto último puede no ser recomendable porque la piel puede quedar grasosa a menos que se use poca cantidad. Y esto sirve también para el cuerpo. Las zonas que más se benefician de esto son las rodillas, los codos, los talones y las manos secas.

La manteca crea una capa impermeable entre la piel y el medio ambiente de manera que la piel retiene sus propios aceites.

La vaselina actúa igual que la manteca. Es muy recomendable para aquellos que practican el ski o que se exponen a ambientes muy fríos.

En cuanto a las mantequillas vegetales hay una gran variedad: la de karité, aguacate y mango entre otras y todas son efectivas para combatir la sequedad de la piel.

La manteca de karité puede mezclarse con aciete de oliva o almendra y calentarla al baño María para hacerla menos grasa. Se usa para prevenir estrías durante el embarazo y es eficaz en zonas ásperas del cuerpo. También puede aplicarse en niños para tratar las irritaciones. Asimismo es un buen protector labial.

La manteca de kukui es muy usada en cosméticos provenientes de Tailandia, e Indonesia o Hawai. Suaviza la piel y sirve como estimulante de los folículos del cabello.

La mantequilla de mango es emoliente y humectante. Ayuda a la regeneración de la piel y para combatir arrugas y estrías o como protector labial.

La mantequilla de sal proviene de un árbol de la India, y no tiene relación alguna con la sal. Sus propiedades son similares a las de la mantequilla de mango.

La manteca de cacao hay que derretirla a la temperatura del cuerpo y resulta muy suavizante. Se usa también para quemaduras, estrías, como producto anti-envejecimiento y en zonas ásperas del cuerpo. Se puede mezclar con otros productos o usar pura.

Otra opción es el aceite vegetal, de almendras, oliva, girasol y otros que pueden usarse solos o mezclados entre sí para darles más consistencia e incluso se puede añadir cápsulas de vitamina E o un poco de germen de trigo. El preparado debe dejarse en el refrigerador si el clima es húmedo.