Saltar al contenido

Mascarillas caseras para cuidar la piel

mascarilla

No siempre lo más caro es lo mejor y a la hora de cuidar tu piel, puedes preparar mascarillas caseras que resulten tan efectivas como la crema más exclusiva del mercado. Hacerlas es sencillo y encontrarás una para cada necesidad y para cada tipo de piel: seca, grasa, con manchas, granitos y puntos negros… la naturaleza encierra todo lo que tu cutis necesita, compruébalo con estas mascarillas caseras que te darán resultados excelentes.

Conocer tu piel a fondo es el primer paso para cuidarla con acierto. Si conoces sus necesidades, sabrás darle justo lo que le conviene en cada caso. Proporcionarle un extra de hidratación, mantener los poros limpios para evitar su obstrucción, aportarle mayor frescura y luminosidad, nutrirla en profundidad… las mascarillas caseras son excelentes remedios que aprovechan la riqueza natural que encierran los distintos alimentos para ofrecerte soluciones ideales para una piel sana de la que podrás presumir.

Una mascarilla para cada necesidad

Muchos de los nutrientes que tu piel demanda “a gritos” los tienes más cerca de lo que crees en las frutas, las verduras, el aceite de oliva, la miel, la leche, el aguacate, el huevo, los distintos tipos de arcillas… se trata de conocer sus propiedades y de saber hacer combinaciones acertadas que potencien las propiedades beneficiosas de cada componente. Elije la mascarilla que mejor te vaya y aplícala en tu rostro una vez por semana o cada 15 días. Apreciarás el cambio casi de manera inmediata.

Mascarillas exfoliantes

Limpiar el cutis convenientemente es la primera medida si quieres que tu piel se mantenga joven y radiante por más tiempo. Las mascarillas exfoliantes son recomendables para eliminar cualquier impureza cutánea y conviene recurrir a ellas una o dos veces al mes. Prueba por ejemplo:

  • Mascarilla de yogur y fresas. Trocea tres o cuatro fresas y añádelas a un yogur natural. Bate bien con tenedor o, si lo prefieres, con batidora. Aplica sobre el rostro exceptuando la zona de los ojos. Deja actuar unos minutos y retira con un disco limpiador. El yogur alimenta y suaviza y las pepitas de las fresas “arrastran” todo resto de suciedad o de pieles muertas dejando el cutis suave y renovado.
  • Mascarilla de avena. Tritura unos copos de avena y añádeles unas cucharadas de leche junto a unas gotas de limón hasta formar una pasta (sobre todo si tienes el cutis graso). Aplica la mascarilla, deja actuar 10 minutos y retira lavándote la cara con agua templada ¡como nueva!

Mascarillas nutritivas e hidratantes

Una piel bien hidratada es siempre una piel bonita. Si notas que tu rostro está seco, apagado y tirante, cuídalo con estas tres opciones:

  • Mascarilla de aguacate y miel. Tritura con tenedor medio aguacate, añádele una cucharada de miel y mezcla bien. Aplica y deja actuar 15 minutos. Verás como la miel aporta tersura y suavidad y los aceites esenciales y la vitamina E del aguacate hacen verdaderas maravillas.
  • Mascarilla de huevo, aceite de oliva y miel. Hidrata y alimenta como ninguna. Prepárala mezclando un huevo batido con una cucharada de miel y otra de aceite de oliva. Extiéndela en tu rostro y deja que actúe 20 minutos. Al retirarla, con agua templada, los efectos serán evidentes de forma inmediata.
  • Mascarilla de naranja y avena. Especialmente recomendable para pieles maduras. Mezcla el zumo de una naranja con dos – tres cucharadas de harina de avena y medio plátano. Aplica por cara y cuello y deja que tu piel se alimente 20 – 30 minutos. Retira con agua fría para favorecer la circulación sanguínea de la zona.

Mascarilla limpiadora y tonificante

Si tienes la piel grasa y con tendencia al acné, prueba esta mascarilla una o dos veces al mes y verás cómo tu cutis mejora. Licúa medio pepino y mézclalo con un yogur natural y unas gotas de jugo de aloe vera. Deja que la mascarilla actúe 10  minutos y retira. La frescura del pepino y las propiedades antibacterianas del aloe dejarán tu rostro perfecto.

Cuidar la piel de tu cara con las mascarillas caseras es saludable, económico y da excelentes resultados, ¡compruébalo!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar