Saltar al contenido
Desesperada

Orlando, de Virginia Woolf: cómo ser mujer y no morir en el intento

Orlando, una película basada en la novela homónima de Virginia Woolf

Orlando es una película de las más inspiradoras e intrigantes que he visto y me gusta volver a ella una y otra vez. Es de 1993 y está basada, en efecto, en la novela homónima de Virginia Woolf, dirigida por Sally Potter y protagonizada por una excelente Tilda Swinton como Orlando, Billy Zane como Marmaduke Bonthrop Shelmerdine, y Quentin Crisp como la reina Isabel. El filme fue nominado por los Premios de la Academia a mejor dirección de arte y diseño de vestuario. La película también fue nominada para el premio a la Mejor Película Extranjera de 1994 por los Independent Spirit Awards.

La película comienza poco antes de la muerte de la reina Isabel I (la época isabelina), quien en su lecho de muerte entrega a un joven llamado Orlando una gran extensión de tierra con un castillo junto con una donación monetaria que, le advierte, solo se le entregará si promete no desvanecer, no marchitase, no envejecer. La suculenta herencia pasará a manos de sus propios herederos para siempre. Orlando, cumple la promesa y habita en el castillo durante siglos. Orlando intentará dedicarse a la poesía y al arte, mas tras poco fructíferos intentos por relacionares con un famoso poeta y de que éste escribiera una sátira sobre Orlando, éste se marcha a Constantinopla como embajador británico de Turquía donde casi es asesinado por una serie de intrigas políticas. Pero es a la mañana siguiente cuando ocurre algo inesperado: Orlando se despierta convertido en mujer. Ante este hecho Orlando vuelve a su castillo solo para enterarse de que tiene varios juicios pendientes ya que una mujer no tiene derechos sobre sus tierras ni posesiones a menos que esté casada. Lo que sigue serán años fatigosos que la llevan hasta el año 1990 con una novela escrita y un hijo.

Contenido relacionado  Concurso "Urbrands": tu marca personal

Orlando es una novela en parte biográfica, basada en la vida de la que fuera amante de Virginia Woolf, y también escritora, la aristócrata Vita Sackville-West. Woolf trata de temas tabúes aun en su época, como la homosexualidad, la sexualidad femenina y el rol de la mujer en la sociedad como mujer y como escritora.

Además de la aclamada obra literaria, «Orlando» se ha convertido en una película icónica que desafía las nociones de género y tiempo. La «Orlando película» no solo es una adaptación cinematográfica del clásico literario, sino también un brillante estudio sobre la identidad y la expresión personal. La transformación de Orlando de hombre a mujer en la pantalla grande presenta una oportunidad única para explorar la experiencia femenina a través de los siglos, y cómo esta evoluciona con el paso del tiempo.

La Influencia de «Orlando» en el Cine y la Cultura

La «Orlando película» ha dejado una huella indeleble en la cultura contemporánea y en la industria cinematográfica. Su narrativa visual y el desempeño de Tilda Swinton han sido ampliamente alabados, inspirando a artistas y cineastas a abordar temas de género y sexualidad con una nueva perspectiva.

  • La representación de la fluidez de género en la película desafía las convenciones sociales y las expectativas.
  • El diseño de vestuario, nominado a premios, refleja la evolución de la moda y su relación con la identidad de género.
  • La película ha inspirado debates y estudios sobre la representación de la mujer en el cine y la literatura.

La relevancia de la obra de Virginia Woolf y su adaptación cinematográfica sigue siendo evidente en la actualidad, ya que «Orlando» continúa fascinando y desafiando a nuevas generaciones de espectadores y lectores que buscan entender la complejidad de la identidad humana. La «Orlando película» no es sólo un entretenimiento visual, sino también una fuente de reflexión profunda sobre cómo ser mujer y no morir en el intento, un mensaje tan vigente hoy como en el momento de su creación.

Contenido relacionado  Nell Gwyn, una actriz en un mundo de hombres

Fuente
wikipedia