Saltar al contenido
Desesperada

Ponerle aretes a una bebé recién nacida: algunas recomendaciones

Consejos para ponerle aretes a una recién nacidaPara muchos países de América Latina y para España, perforar los lóbulos de las orejas de las recién nacidas para colocarles aretes es una tradición. No ocurre así en otros países en los que se espera hasta que la niña sea mayor y decida por sí misma. Pero esto supone aceptar pasar por el mal trago de la perforación cuando se es consciente y seguramente se sufre más. Además se cree que las niñas lo querrían desde corta edad como símbolo de belleza y feminidad. En nuestros países hispanohablantes de hecho, es costumbre regalarle a la bebé broqueles de oro para que los lleve puestos no más abandonar el hospital.
El cartílago del lóbulo de la oreja ya nunca será tan delgado, aducen los defensores de los aretes.

La opinión de la AAP o Academia Estadounidense de Pediatría, es la de que no importa la edad a la que se haga siempre que se realice un buen seguimiento, pero recomienda hacerlo cuando la niña ya sabe cuidar de sí misma o por lo menos esperar a que tenga la primera dosis de las vacunas esenciales.

Hay varios puntos que se deben tener en cuenta:
– el hospital en el que se realice la perforación deberá contar con un equipo esterilizado y especialmente diseñado para la perforación de las orejas lo que incluye aretes que se dejan puestos tras la perforación. Si esto no es así, hay que solicitar consejo al pediatra acerca de un sitio seguro en que sí lo tengan. No le pongas los aretes a tu bebé en un centro comercial o en una joyería. Es necesario que las perforaciones las realice personal cualificado y en las correctas condiciones de higiene y esterilización.
– los aretes deben ser de oro 18 kilates. Cualquier otro material puede producir infecciones, incluso los aretes chapados en oro.
– nunca uses aretes colgantes, por supuesto, porque la bebé podría tirar de ellos y hacerse daño. Se recomienda que el arete sea pequeño, redondo y que quede bien pegado al lóbulo de la oreja. El broche debe cubrir toda la parte trasera del arete y el poste debe ser picudo y no chato.
– es apropiado asegurarse de que los materiales y las condiciones en que se realice la perforación son los adecuados.
– se puede preguntar si acaso es posible poner anestesia local para evitar el más mínimo dolor.
– pregunta acerca de los problemas que puedan surgir tras colocar los aretes.
– si no se observa ninguna reacción los aretes se dejan puestos al menos durante 6 semanas. Durante esas 6 semanas, con las manos bien limpias se pone un poco de alcohol en la zona y se hace girar el arete al menos una vez al día y sin apretar.
– también es bueno secar la zona después del baño.
– tras las 6 primeras semanas, una vez que los lóbulos hayan sanado completamente, si quieres, puedes cambiar los primeros aretes por otros aunque de similares características para evitar alergias.
– es necesario prestar atención a cualquier signo de alergia e infección (dolores, fiebre, secreciones, inflamación o sangrado). Si se observa cualquiera de estos síntomas conviene retirar los aretes y aplicar un medicamento específico recetado por el pediatra. Por lo general se trata de una crema antibiótica que se esparce por el lóbulo de la oreja y en los aretes antes de volverlos a colocar a menos que haya fiebre y la hinchazón sea demasiado pronunciada. En tal caso consulta con el pediatra.

Fuente
espanol.babycenter.com

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar