Saltar al contenido
Desesperada

¿Qué haríamos sin los botones?

El uso de los botones

Los amish no usan botones, pero para casi todos los demás mortales los botones son parte esencial de las prendas de vestir.

Los botones como tales, con su función de abrochar, datan de hace unos 4000 años y fueron hallados en el valle del río Indo. Eran conchas de distintos moluscos talladas y perforadas.

Un botón no es otra cosa que un pequeño elemento, muchas veces objeto de coleccionista, cuyo fin es abrochar y ajustar o solamente adornar una vestimenta, ya sean camisas, chaquetas, faldas, vestidos, pantalones, americanas, etc. Suelen ser redondos, pero también los hay de otras formas, y generalmente planos, aunque los hay que llevan incrustaciones de diamantes u otras piedras preciosas o de fantasía. Suelen estar hechos de madera, metal, material cerámico o plástico y se los abrocha haciendo que pasen por un ojal del tamaño justo al otro lado de la prenda.

Los hay de dos agujeros o cuatro o que tienen un solo agujero en su parte posterior. En ocasiones vienen forrados de la misma tela que el vestido.

En un primer momento los botones tenían solo función decorativa y no de sujeción.

Se han encontrados botones de marfil y hueso en muchos yacimientos europeos, labrados o cubiertos de oro o con gemas incrustadas.

Una curiosidad a la que aun no se le ha dado respuesta es por qué la ropa de hombre lleva la abotonadura del lado derecho y la de la mujer del lado izquierdo. Algunos creen que es por comodidad. Antiguamente las criadas vestían a las mujeres y para que fuera más fácil abrochar los botones se colocaron éstos del lado no habitual. Otros creen que es para diferenciar la ropa de hombre de la de mujer ya que estaría mal visto que las mujeres llevaran ropa inconfundiblemente de hombre por mucho que las mujeres consiguieran, con mucho esfuerzo, detentar los mismos derechos que el hombre incluso en asuntos de diseño de moda.

Para los que no quieren usar botones hay otras opciones disponibles: las cremalleras, los ganchos y las cintas.

Imagen

kootation.com

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar