Saltar al contenido

¿Conoces las soluciones que la hipertermia ofrece en medicina estética?

Como su propio nombre indica, la hipertermia hace referencia al aumento de temperatura que puede producirse en nuestro cuerpo como respuesta a determinados estímulos. Desde hace años, la medicina, a través de tratamientos de radiofrecuencia, recurre a la hipertermia para lograr soluciones estéticas no invasivas que en determinados casos consiguen excelentes resultados.

Para entender qué es la hipertermia y sus efectos, primero hay que saber qué es la radiofrecuencia aplicada a la estética. Cualquier tratamiento de radiofrecuencia consiste en aplicar en las distintas capas de la dermis, ondas electromagnéticas de alta frecuencia que logran un calentamiento de la zona. Ese calentamiento es lo que se denomina hipertermia y se logra mediante la utilización de aparatología específica que debe manejarse siempre por personal experto debidamente cualificado.

¿En qué tipo de tratamientos resulta efectiva la hipertermia?

La hipertermia resultante de la aplicación de tratamientos de radiofrecuencia provoca importantes beneficios, útiles no solo en el campo de la estética sino también, en el de medicina deportiva, la dermatología o la fisioterapia. El incremento de la temperatura corporal entre 3 y 5 grados logra un efecto vasodilatador con múltiples aplicaciones.

En lo referente a los tratamientos estéticos hay que diferenciar entre los corporales y los que se centran en el rejuvenecimiento facial.

  • Tratamientos corporales: la hipertermia resulta especialmente efectiva para:
    • Reducir o eliminar cúmulos grasos especialmente en casos de celulitis dura, blanda o edematosa.
    • Liposucción.
    • Mejora de la vascularización, de la circulación arterial y del drenaje linfático.
    • Reducción de la flacidez.
  • Tratamientos faciales:
    • Lifting facial (acelerando la producción de colágeno y elastina).
    • Eliminación o reducción del doble mentón.
    • Tratamiento de bolsas y ojeras.
    • Reducción de arrugas intensas como las que aparecen sobre el labio superior o en el contorno de los ojos (patas de gallo).

¿Cómo actúa la radiofrecuencia? ¿Qué otras aplicaciones tiene?

La radiofrecuencia es una técnica aplicable a numerosos tratamientos a los que puede acceder la gran mayoría, con contadas excepciones como el caso de las mujeres embarazadas o las personas que lleven marcapasos. Son tratamientos indoloros y seguros que pueden aportar incontables beneficios prácticamente desde la primera sesión. La hipertermia logra la deseada vasodilatación, favoreciendo la oxigenación intracelular, la llegada de los necesarios nutrientes a todo el organismo y la eliminación de toxinas.

A nivel dermatológico, la radiofrecuencia resulta especialmente efectiva no solo en tratamientos rejuvenecedores sino también en aquellos casos en los que se requiere una acción cicatrizante, regeneradora y reafirmante en la dermis. Hay que tener en cuenta que la hipertermia favorece la óptima penetración de los principios activos que puede contener cualquier cosmético que se aplique al mismo tiempo que las ondas electromagnéticas.

En medicina estética este tipo de tratamientos se aplican desde hace más de tres décadas con resultados cada día más rápidos y duraderos. De cara al futuro, las posibilidades de la radiofrecuencia y la hipertermia, no tienen límites.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar