Saltar al contenido
Desesperada

Trastorno de comportamiento alimentario: Bulimia y Anorexia

El trastorno de comportamiento alimentario se caracteriza por una serie de alteraciones que hacen que la persona no lleve una alimentación normal y que suele estar causada por los propios conflictos psicosociales o de autoestima de la misma. Entre los más frecuentes y que entrañan mayor gravedad, cabe destacar la anorexia y la bulimia.

Ambos trastornos pueden aparecer tanto en chicas como en chicos, aunque la realidad es que aparece sobre todo en chicas jóvenes de entre 14 y 24 años. Los casos en los que aparece en mujeres más mayores resulta más extraño.

Aunque las personas que padecen anorexia y  bulimia tienen comportamientos distintos, existen ciertos rasgos comunes como la preocupación excesiva por el peso y al figura, prácticas constantes para controlar la dieta, terror a engordar, dificultades para integrarse socialmente y baja autoestima. La mayor diferencia la encontramos en su reacción frente a la comida.

En los casos de anorexia, la persona siente un miedo exagerado a engordar y se niega a mantener el peso adecuado que corresponde a su edad y talla. Además existe una alteración de la visión que tiene la persona sobre su propio cuerpo, que hace que ésta se vea gorda cuando la realidad es bien distinta. Para evitar engordar, rechazan la ingesta de comida o la reducen al mínimo y realizan ejercicio intenso. A veces incluso llegan a recurrir a los laxantes.

En los casos de bulimia, por lo general la persona ingiere grandes cantidades de comida en poco tiempo, pero su miedo a engordar les lleva a provocarse el vómito, a usar laxantes, a ayunar y a hacer ejercicio de manera exagerada. Son plenamente conscientes de su problema, por lo que este tipo de comportamientos les producen vergüenza y sentimientos de culpa por lo que normalmente lo hacen a escondidas. El trastorno puede pasar desapercibido durante mucho tiempo, ya que muchas personas que la padecen tienen un peso normal.

En muchos casos, lo ideal es que en casa sean conscientes del problema con el que cuentan y le proporcionen ayuda psicológica de una manera rápida y concentrada. Contar con la ayuda de un coaching nutricional, que le enseñe a disfrutar de una alimentación sana y a quererse tal y como es, puede ser una gran idea si se coge a tiempo el problema.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar