Saltar al contenido

Tu piel en invierno

Sentir pudor o no sentirlo

piel en inviernoTendemos a creer que la peor estación del año para nuestra piel es el verano. Lo cierto es que el frío del invierno, los vientos, la calefacción y los cambios bruscos de temperatura así como la creciente contaminación del aire pueden afectar al equilibrio de la  dermis más que la temporada estival. 

Para evitar irritaciones, sequedad y tirantez de la piel deberías seguir ciertas pautas. La piel es el reflejo de nuestro estado no solo exterior sino de nuestros órganos internos a los que, si está bien hidratada, logrará proteger.

Durante la estación fría nuestra piel tiende a deshidratarse y a mostrarse más sensible. Combate la deshidratación no solo bebiendo agua sino recurriendo también a una mascarilla y una crema adecuadas para tu tipo de piel. Pero protege toda la piel del cuerpo sin olvidar en especial labios, codos y rodillas. No olvides usar un buen filtro solar ya que aunque no te lo parezca, el sol sigue actuando de forma agresiva.

Lávate y desmaquíllate a fondo con productos hidratantes para evitar los efectos adversos de la polución. Evita los contrastes de clima, la calefacción excesiva o las duchas muy calientes. Un exceso de calefacción también afecta a las mucosas que son la primera barrera contra los catarros y otras infecciones.

Recurre siempre a las pendas abrigadas. Gorro de lana, guantes, bufanda XXL, jerséis ultra calentitos y ropa adecuada si vas a esquiar. Sigue una dieta variada y haz actividad física para combatir los estragos del estrés laboral. 

Aprovecha para dejar de fumar. El tabaco genera radicales libres los cuales tienen efectos oxidantes como son la reducción del grosor de la dermis y la epidermis. Lo mismo que el sol, fumar es causa de envejecimiento de tu piel.

En esta época del año también te puedes encontrar con rojeces y picores. Averigua si tu piel es sensible o reactiva. En cualquier caso, para evitar estos síntomas, usa cremas a base de avena que sean calmantes y descongestionantes. La glicerina también está indicada para estos casos gracias a su acción humectante.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar